Con ellos sonreímos, besamos, hablamos… y no podemos hacerlo con comodidad si están resecos o agrietados.

¿Cómo son los labios?


La piel de los labios es diferente a la del resto del cuerpo.

Es mucho más frágil y delicada, no tiene ni la misma capa de células protectoras, ni las glándulas sebáceas que la mantienen continuamente hidratada, por lo que son muy vulnerables a los efectos adversos que producen el sol, frío y viento.

Pon a prueba tus conocimientos sobre los labios.
Contesta correctamente al menos a seis de las siguientes preguntas para probar que conoces bien tus labios. Encontrarás la mayoría de las respuestas en el contenido de esta web.